Alerta, niños y perros: ya está aquí la oruga procesionaria

 In Control de plagas, Oruga procesionaria

La oruga procesionariaThaumetopoea Pityocampa está considerada la primera plaga forestal española. Se trata de un insecto defoliador que se alimenta básicamente de pinos, cedros y abetos. Una vez debilitada la masa forestal puede dar paso a otras plagas.

Un invierno suave como el que hemos tenido este año favorecece la expansión de la procesionaria, como asegura este estudio de un caso en Castellón.

Estas orugas poseen pelos urticantes que pueden desprenderse y acaban flotando en el ambiente, provocando irritación de oídos, nariz y garganta. La liberación de una sustancia denominada Thaumatopina también acarrea reacciones alérgicas que han de contrarrestarse con antihistamínicos y agua fría para aliviar las molestias.

Niños y perros: las principales víctimas de la procesionaria

Son peligrosas para niños que frecuentan parques y jardines o colegios con zonas verdes y áreas de acampada. Su aspecto puede resultarles curioso y quizá establezcan un contacto directo con las orugas.

Más alarmante es el caso de las mascotas, en especial de los perros. Se han dado casos de muertes por la ingestión de esta especie, al causarles asfixia por edema de laringe.

Unos defienden que se trata de un problema de salud pública que se soluciona únicamente mediante sus depredadores naturales: mirlos, murciélagos y otras aves insectívoras que tras ingerirlos expulsan los pelos urticantes. Otros aseguran que la oruga procesionaria es el insecto defoliador de los pinares españoles y lo elevan a la categoría de plaga forestal.

Naturaleza de la oruga procesionaria

Las hembras ponen entre 100 y 300 huevos la misma noche del apareamiento, que protegerá usando escamas de su cuerpo. Al cabo de un mes nacen las larvas, que se empiezan a alimentarse de hojas de inmediato. En su quinto estado larvario, entre febrero y abril, son especialmente voraces.

Las orugas realizan su característica procesión en fila india para proteger sus cabezas ante posibles depredadores. Delante siempre avanza una oruga hembra que actúa como guía. Van en búsqueda de otro pino contiguo en caso de haber agotado las acículas del árbol en que nacieron.

En los lugares fríos prefieren las zonas soleadas y en los sitios cálidos optan por la sombra. Finalmente se entierran para abordar la fase de crisálida, que acabará con su transformación en mariposa y la repetición del mismo ciclo.

El aumento de las poblaciones de oruga procesionaria, que debido al calentamiento global han adelantado su aparición, reduce el crecimiento de las plantaciones de pinos. En las zonas de producción maderera su presencia puede incidir en la actividad del sector.

Tratamientos contra la procesionaria

Aparte de los mencionados depredadores naturales que controlan la proliferación es esta especie también existe el hongo Cordyceps, cuyas esporas se adhieren al pelo de las orugas y acaban afectando a su desarrollo.

En la temporada veraniega suele realizarse la destrucción e incineración controlada de las poblaciones larvales. Asímismo, en estas primeras fases pueden aplicarse puntualmente insecticidas piretroides, dado que en 2012 la Unión Europea prohibió el uso de medios aéreos.

Otro método para frenar el avance de la procesionaria son las trampas con feromonas. Pero al atraer sólo a las orugas machos únicamente es eficaz en el control de pequeñas colonias. Es un tratamiento que suele emplearse también para cuantificar los niveles de población de la procesionaria.

Contacta con SeviPlagas – Tu Empresa de Control de Plagas en Sevilla si tienes algún problema de plagas y trataremos de ayudarte.

Recent Posts

Dejar un comentario

Start typing and press Enter to search

control de aves