La legionelosis, enfermedad del legionario legionella es una enfermedad infecciosa provocada por la bacteria Gram, del género legionella.

Los síntomas de la enfermedad suelen aparecer entre 2 y 19 días después de la inhalación de partículas de humedad  contaminadas por la bacteria.

La bacteria de la legionella, en la fase inicial, afecta principalmente a los pulmones. De ahí, que tos seca, dolores musculares, dolor de cabeza y dificultad para respirar sean algunos de los síntomas habituales de aquellos que padecen de legionela.

Durante fases más avanzadas, la legionella puede llevar al paciente a una condición crítica para su salud, pudiendo provocar incluso la muerte si no es tratada de forma oportuna.

Por este motivo, la enfermedad de la legionela en la legislación vigente con el Real Decreto 865/2003  se exige un control en las siguientes instalaciones:

Artículo 2. Clasificación de las instalaciones de riesgo:

Instalaciones con mayor probabilidad de proliferación y dispersión de Legionella:

  • Torres de refrigeración y condensadores evaporativos.
  • Sistemas de Agua Caliente Sanitaria (ACS) con acumulador y circuito de retorno.
  • Sistemas de agua climatizada con agitación constante y recirculación a través de inyección de aire.
  • Centrales humidificadoras industriales.

Instalaciones con menor probabilidad de proliferación y dispersión de Legionella:

  • Sistemas de instalación interior de agua fría de consumo humano (AFCH) y agua caliente sanitaria sin circuito de retorno.
  • Equipos de enfriamiento evaporativo que pulvericen agua, no incluidos en el 1º apartado.
  • Humectadores.
  • Fuentes ornamentales.
  • Sistemas de riego por aspersión en el medio urbano.
  • Sistemas de agua contra incendios.
  • Elementos de refrigeración por aerosolización al aire libre.
  • Otros aparatos que acumulen agua y puedan producir aerosoles, como por ejemplo: Túneles de Lavado.

¿Qué ofrecemos contra la legionella?

  • Estudio personalizado de sus instalaciones de riesgo según el Real Decreto 865/2003 del 6 de Julio y Decreto 352/352 del 27 de julio, por el que se establecen los criterios higiénico-sanitarios para la prevención y control de la legionelosis.
  • Programas de mantenimiento específico para controlas su instalación frente a la bacteria de la Legionella.
  • Planes de autocontrol, mediante planes de analíticos, incluyendo la recogida de muestras e informes.
  • Tratamientos específicos de Limpieza y Desinfección.
  • Dosificación de biocidas e inhibidores de corrosión e incrustación.

 

Contacte sin compromiso aquí ¡Le resolveremos todas tus dudas!

Start typing and press Enter to search