El ciclo biológico de las cucarachas es la clave de su éxito evolutivo

 In Control de plagas, Cucarachas, Curiosidades

Una de las claves del éxito evolutivo de las cucarachas es su ciclo biológico. Si lo estudiamos a fondo sabremos mejor cómo enfrentarnos a ellas cuando suframos una plaga. Como veremos en el siguiente cuadro, cada especie tiene sus características. Nos centraremos en las familias más abundantes en España:

  • La cucaracha germánica sólo tarda 40 días en evolucionar de huevo a adulta. Las hembras ponen entre 4 y 8 ootecas en su vida con 35 y 40 huevos cada una.
  • La cucaracha oriental necesita 100 días para llegar a ser adulta. Produce entre 6 y 10 ootecas a lo largo de su existencia con 18 huevos en su interior.
  • La cucaracha americana emplea 120 días en pasar de huevo a cucaracha adulta. Es capaz de dar vida a 30 ootecas como máximo con 15 huevos en cada saco.

Cómo copulan las cucarachas

Para localizar y atraer a su pareja, la cucaracha emite una serie de feromonas. Según Maria Dolors PiulachsCSIC-, en un artículo para la revista Parasitis, las de agregación se liberan a través de los excrementos. Las sexuales son segregadas por glándulas cuando la hembra es receptiva. Varios machos pueden sentirse atraídos por una sola hembra y se reconocen usando las antenas. Una sola cópula basta para que la hembra pueda fecundar todos los huevos que producirá a lo largo de su vida.

Cortejo de la cucaracha germánica

Una vez localizada la hembra, el macho gira 180 grados y levantan las alas. Así exponen unas glándulas del abdomen que producen un fluido azucarado. La hembra lame esta secreción y el macho aprovecha para colocar el abdomen por debajo suya. Extendiendo su aparato genital, el macho sujeta a la hembra y de una nueva vuelta de 180 grados. La cópula puede durar hasta dos horas.

Las cucarachas americana y oriental no necesitan el contacto de las antenas, sólo la percepción mediante feromonas. Otras especies que aún no están presentes en nuestro país siguen unas pautas de cortejo diferentes:

  • La cucaracha macho de la familia Leucophaea Maderae mueve rítmicamente el cuerpo en presencia de la hembra.
  • La Nauphoeta Cinerea produce un sonido estridente para llamar la atención de la hembra.
  • La Gromphadorhina o cucaracha de Madagascar es capaz de silbar por sus espiráculos abdominales.

Fuente: BBC

Cuidado de las ootecas

Después de la cópula, la protección de los huevos corresponde sólo a la cucaracha hembra. Ésta tendrá que prever el ataque de predadores, parásitos o la desecación. Dependiendo de las cualidades de las ootecas y de la vigilancia de las hembras podemos identificar tres especies: ovíparas, ovovivíparas y pseudovivíparas.

La ooteca de las cucarachas ovíparas recubre totalmente los huevos. Los embriones se desarrollan independientemente de la madre, que se separa de forma inmediata de la ooteca. Para que se desarrolle con éxito produce una cobertura resistente por si la humedad fuese escasa. Es el caso de la Blatta Orientalis, la Supella Supellectilium y las Periplaneta.

Lo más importante para este tipo de cucarachas es hallar el lugar adecuado para la ovoposición. La Blatta Orientalis y la Periplaneta Americana suelen elegir una superficie blanda para depositar la ooteca. Se quedará adherida gracias a la mezcla elaborada con su saliva y la recubrirán con material seco para protegerla. También pueden buscar una grieta con el mismo diámetro que la ooteca y efectuar allí la ovoposición.

La Blatella Germanica, en cambio, transporta la ooteca hasta que las larvas eclosionan. Por ello, sólo entonces estarán en disposición de crear una nueva ooteca. La cobertura de la misma es más débil en esta especie. Es la madre quien proporciona la humedad necesaria para que llegue a buen fin.

El caso de las cucarachas tropicales

Las cucarachas ovovivíparas -especies tropicales como la Nauphoeta Cinerea, la Leucophaea Maderae o la familia Blaberus– depositan los huevos que conforman la ooteca. Después la retraen al interior del abdomen para incubarla hasta que eclosionen.

La ooteca de las cucarachas pseudovivíparas -sólo se conoce el caso de la americana Diploptera Punctata– se forman fuera del cuerpo de la hembra. Luego son introducidas en el saco incubador y las madres proporcionan el agua y los sólidos necesarios durante el desarrollo. En este tipo, la cubierta de la ooteca nunca cubre más de la mitad del huevo.

Contacte con SeviPlagas – Tu Empresa de Control de Plagas en Sevilla si tiene un problema con las cucarachas.

Recent Posts

Dejar un comentario

Start typing and press Enter to search