El mosquito llega a la Antártida

 In Control de plagas, Especies invasoras, Mosquitos

El denominado «mosquito sin alas» –Eretmoptera Murphyi– está colonizando la Antártida. La revista Journal of Biogeography asegura que se cuentan por cientos de miles por metro cuadrado en la Isla de Signy. Es una información proporcionada por científicos españoles del Museo Nacional de Ciencias Naturales, la Universidad Complutense y la Rey Juan Carlos.

El aumento de las temperaturas y la presencia humana parecen ser las principales causas de la propagación del mosquito. Según los estudios, la especie lleva 60 años adaptándose al continente helado. Dado el frágil ecosistema antártico, se define al mosquito sin alas como «una máquina transformadora del medio». Los investigadores advierten que su pequeño tamaño dificulta su erradicación, de manera que las labores se centran por ahora en evitar su expansión.

Todo apunta a que el mosquito invasor llegó con el desembarco de la base de investigación inglesa, según se apunta en British Antarctic Survey. Fue en la década de los 60, en el desarrollo de experimentos de transplantes de plantas. En este sentido, la comunidad científica pide que se incrementen los controles de futuras expediciones para detectar los organismos extranjeros.

FUENTE: EL ESPAÑOL

El mosquito autóctono de la Antártida

Antes de notificarse la presencia de la especie invasora Eretmoptera Murphyi, la Antártida ya contaba con su propio mosquito autóctono –Belgica Antarctica-. El jején es el único insecto endémico del continente y curiosamente tiene el genoma más pequeño que se haya secuenciado hasta hoy. Mientras el genoma humano tiene 3.200 millones de pares de bases, el mosquito sólo cuenta con 99.

Los investigadores creen que este «equipaje ligero» podría ser la respuesta evolutiva para sobrevivir a las condiciones de vida extrema en la Antártida. Sus larvas necesitan dos inviernos para desarrollarse, a lo largo de los cuales pierden la mitad de su masa corporal. Sin alas, es capaz de soportar los fuertes vientos y una intensa radiación ultravioleta.

Los científicos que estudian al jején ya piensan en posibles aplicaciones al ser humano, por ejemplo en la conservación de tejidos humanos para transplantes.

FUENTE: ABC

Otro mosquito invasor de la Antártida en la agenda española

La próxima campaña antártica española se trasladará a la Isla Rey Jorge para analizar la presencia de otro mosquito invasor. Se trata de la especie Trichocera Maculipennis, que se ha detectado en el alcantarillado de las estaciones científicas. Sorprende su capacidad para sobrevivir en la oscuridad plena. Además puede aparearse en el sustrato sin tener que volar dentro de un enjambre. Los estudios también indican que sus larvas pueden desarrollarse en comida semilíquida.

Si sufre un problema de plagas contacte con SeviPlagas – Tu Empresa de Control de Plagas en Sevilla.

Recent Posts

Dejar un comentario

Start typing and press Enter to search