Cómo NO abordar un problema de plagas: Mao contra los gorriones

 In Control de plagas, Curiosidades

Si hay un ejemplo ilustrativo de cómo un gobierno NO debe afrontar un problema de plagas ése es el de la China de Mao Tse Tung. En 1958 puso en marcha el proyecto Gran Salto Adelante para aumentar la productividad en agricultura e industria. El plan trataba de evitar las importaciones e involucrar a toda la población de la República Popular.

Mao clasificó a ratones, moscas, mosquitos y gorriones como las cuatro plagas que dificultarían la meta de multiplicar la productividad. Por ello decretó la eliminación total de estas especies. El líder subrayó que los gorriones eran una de las peores plagas de China, una de las responsables de que las reservas de grano disminuyesen.

Todos contra los gorriones

A través de la propaganda la orden fue un éxito. Desde el ejército hasta los niños y ancianos: todos colaboraron en el exterminio de los gorriones destruyendo nidos y huevos. Cuando eran avistados la población chillaba, agitaba banderas o daba palmas para ahuyentarlos hasta el agotamiento.

De este modo, en pocos meses los gorriones habían desaparecido casi por completo de la República China. Pero en 1960, la Academia Nacional de las Ciencias de Estados Unidos conoció el desorbitado control de plagas que el gobierno de Mao estaba llevando a cabo. Acto seguido informó de que los gorriones se alimentan principalmente de insectos y que tan sólo una cuarta parte de su dieta está sustentada por grano. Y alertaba del peligro medioambiental que suponía alterar la cadena trófica. 

El líder chino continuó con el exterminio de gorriones al proceder esta información de una potencia enemiga, pero muy pronto empezaron a verse las consecuencias. Los insectos se multiplicaron de manera exponencial al desaparecer sus depredadores naturales. Una plaga de langostas comenzó a asolar los campos.

La gran hambruna china: 30 millones de muertos

Fue entonces cuando Mao Tse Tung dio marcha atrás y pidió a la población que olvidase la campaña contra los gorriones. Pero el daño ya era irreparable y la devastación de las cosechas dio lugar a la gran hambruna china. 30 millones de personas perdieron la vida a causa del hambre y la pobreza. En secreto, Mao pidió a la Unión Soviética de Khrushchev, de ideología comunista, que enviaran 200.000 gorriones para revertir la situación.

En 2001, el gobierno chino estableció al gorrión como ave protegida, endureciendo las penas contra cazadores y vendedores de la especie.

Si sufres un problema de plagas contacta con SeviPlagas – Tu Empresa de Control de Plagas en Sevilla.

Recent Posts

Dejar un comentario

Start typing and press Enter to search

tratamientos fitosanitarios