Enjambres de tijeretas en Sevilla y Cáceres

 In Control de plagas, Tijeretas

La Sierra Norte de Sevilla es testigo de un extraño fenómeno biológico. Allí pueden avistarse entre los meses de mayo y julio nubes de tijeretas –Forficula Auricularia-. Se trata de un insecto dermáptero que difícilmente se halla en grupo y aún menos en pleno vuelo. Estas circunstancias también han ocurrido en el Santuario de la Virgen de la Montaña en Cáceres.

Los expertos explican la aparición de estas nubes de insectos por tratarse de zonas de vegetación abundante. En ellas hay árboles propios del bosque mediterráneo, como robles, encinas y alcornoques. Al ser lugares altos, de hasta 900 metros, las tijeretas podrían encontrar allí mayor seguridad. Suelen aparecer entre el mediodía y las primeras horas de la tarde, y se tiene noticia de estos enjambres desde hace 60 años.

Cuando hace viento, las tijeretas aparecen formando montones. Aprovechan esta época en que todavía hace fresco, antes de la sequía del verano, para realizar sus vuelos. La temperatura y la humedad de la Sierra Norte son idóneas para su reproducción, y se calcula que pueda haber cientos de miles de tijeretas en sus bosques. Asímismo, junto a las nubes de tijeretas se localizaron muchos ejemplares de escarabajos del romero –Chrysolina Americana-.

La presencia de tijeretas de ambos sexos en este fenómeno quizá indicaría que se trata de algún tipo de cortejo. En este sentido, los machos se diferencian de las hembras por el aspecto de sus fórceps. Por otra parte, una explicación de estos enjambres sería la gran densidad de adultos a finales de primavera. Ante tal competencia, los insectos se verían obligadas a emigrar a otros sitios.

La tijereta común europea tiene gran facilidad para adaptarse al medio, y puede hallarse en ciudades fácilmente. Dentro de los hogares tiene preferencia por lugares húmedos como sótanos, baños y cocinas -ojo bajo los fregaderos y en los bajantes- Buscan un buen escondite en las grietas y su actividad se incrementa en horario nocturno.

Es una especie omnívora, alimentándose de plantas, frutas y otros insectos. En el exterior aparece a los pies de los árboles, en los huecos de las cortezas, o bien bajo las piedras. Las tijeretas se han utilizado para el control del pulgón en el cultivo de cítricos. Por el contrario, en Norteamérica se consideran una plaga invasiva y para frenar su expansión se introdujeron dos moscas parasitoides.

Las hembras ponen entre 30 y 80 huevos a finales de invierno. Cuidan a las ninfas hasta que son capaces de abandonar el nido. Es una especie solitaria y sedentaria, de ahí que llame tanto la atención el avistamiento de nubes de tijeretas.

En el caso de Cáceres, los controladores de plagas emplearon lacas y geles insecticidas en el perímetro. De esa manera crearon una barrera contra la entrada de las tijeretas. Dentro del templo se usaron máquinas pulverizadoras y trampas de feromonas.

Como curiosidad, apuntar que antiguamente se creía que la tijereta era capaz de meterse en las orejas y perforar el tímpano con sus pinzas. En realidad no llegan a tanto, pero sí que pueden pellizcar con sus fórceps.

Si tiene algún problema de plagas contacte con SeviPlagas – Tu Empresa de Control de Plagas en Sevilla.

Recent Posts

Dejar un comentario

Start typing and press Enter to search